Quien mira hacia afuera sueña; quien mira hacia adentro despierta.
BLOG
Martes 01 de de 2013
La música con sentido de bienestar.
La piel se eriza, los tímpanos laten, el corazón comienza a palpitar con energía, los pies, las rodillas, la cadera se mueven poco a poco; los efectos secundarios de la música comienzan por una nota básica: sentirla a través de las venas; pero alguna vez nos hemos preguntado ¿Podrá curar o dar tranquilidad? El hecho es que la música ha sido un signo cultural que marca a la humanidad desde las prehistoria, en donde las prácticas o ritos de curación se tocaban los instrumentos autóctonos al ritmo armónico que se relacionaba con el tipo de sanción, lo que alude a la magia del sonido y sus reacciones en el cuerpo humano. Más allá de ser un ritual, la música se ha transformado de generación en generación de acuerdo a la evolución social y a las necesidades y hábitos adquiridos en el transcurso del tiempo, si bien es un acto de transformación que habla a fondo de las emociones, de los actos y de la historia misma; aún así los mismos años marcaron la transgresión en la investigación de sus efectos a nivel salud, es tal el caso del médico Héctor Chomet quien en 1846 escribió el libro “la influencia de la música en la salud y la vida” donde hablaba de manera analítica el proceso de posible prevención de ciertas enfermedades. Sin embargo, la música como tema curativo siempre ha dado de que hablar entre el gremio médico, y no es hasta el siglo XX donde la educación musical nos ha permitido hacer introducción en el mundo terapéutico de manera oficial, ganando respeto y terreno. 
 
La música se mueve en cuatro elementos básicos: sonido, ritmo, melodía y armonía mismos que cualifican la sensibilidad del paciente según la transmisión de éstos a través de los instrumentos específicos para dar la musicoterapia. Actualmente se asocian los tratamientos con música para niños o personas con hiperactividad y en la ayuda a la generación de comunicación eficaz, de atención y relación así como de expresión y organización pasando por la motricidad y sus efectos en las habilidades congestivas ayudando a activar los hemisferios cerebrales por medio de los elementos anteriormente mencionados. 
 
El enriquecimiento de la musicoterapia tiene que ver con el día a día de cada hombre y mujer que lleva una vida con trabajo, familia, amigos y diversos eventos, donde su tranquilidad se ve interrumpida por la afección de una agenda saturada y en donde los pocos momentos de paz se ven acompañados por música, para dar entrada al mundo personal en donde se conjuga el estímulo de tranquilidad y creatividad, creando el clima emocional idóneo para la relajación. Es por eso que en El Chante Spa® creamos atmósferas acompañando cada terapia con suaves sonidos temáticos de nuestros concepto multicultural, haciendo así el espacio perfecto para calmar ansiedad y dar soltura a cada parte del cuerpo. 
 
COMENTARIOS
0 comentarios
CATEGORÍAS
Salud
Vida
ETIQUETAS
Salud, Bienestar, Música,
AUTOR
Venado Azul
0 RESPUESTAS A La música con sentido de bienestar.
DEJA UN COMENTARIO
*campos obligatorios
NOMBRE*
E-MAIL*
(Oculto)
MENSAJE
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS EL CHANTE SPA® 2012.
EL CHANTE® SPA HOTEL
Ribera del Lago 170-1. El Chante.
Jocotepec, Jalisco, México. C.P. 45825
Tel: +52 (387) 763 26 08 / 09 • 01 800 821 97 57


Aviso de privacidad